Marketing tradicional o marketing experiencial, he ahí el dilema - GIDEAS BLOG
Experiencias

Marketing tradicional o marketing experiencial, he ahí el dilema

Perseguidos y presionados por una publicidad cada vez más intrusiva, los consumidores cada vez más están buscando tener experiencias a la hora de comprar algún producto o servicio, se rehúsan a ser sujetos pasivos. Como agencias, ¿estamos de verdad desarrollando acciones para que en el momento que los consumidores entren en contacto con el producto o con el servicio realmente viva una experiencia que recuerde de manera favorable?

Los consumidores hoy en día piden reconocimiento, respeto y diálogo, el marketing tiene que esforzarse por ofrecerles mejores mensajes personalizados, memorables, relevantes y a la par significativos, y es así como nace el “marketing experiencial“.

A diferencia del marketing tradicional, el marketing experiencial se centra en las experiencias del cliente y no tanto en las funcionalidades o características del producto. Sí, las experiencias individuales estimulan, en mayor o menor medida, los sentidos, la mente o las emociones; del mismo modo las experiencias de consumo y de relación con un producto, servicio, marca o empresa, también aportan valores sensoriales, cognitivos, conductistas y de relación que sustituyen a los valores funcionales.

Las oportunidades más eficaces para influir en el comprador se producen después de la compra, en el consumo, y la experiencia vivida por el consumidor es determinante en la satisfacción y la lealtad a la marca.

La mayor parte del marketing tradicional se centra en la persuasión para conseguir que el cliente compre y se preocupa poco de lo que sucede después de la compra. El marketing experiencial se basa en la creencia de que los clientes se mueven no sólo por impulsos racionales sino también por impulsos emocionales y por tanto los clientes desean verse atendidos y estimulados sensorialmente. Las técnicas del marketing experiencial son más creativas, cualitativas y eclécticas.

Combina el marketing experiencial con el marketing tradicional

Los métodos tradicionales y experienciales tienen sus propios lugares en la mayoría de las combinaciones de marketing. Cuando las estrategias de marketing combinan los dos, se obtiene un gran efecto. Una de las áreas donde esta combinación se utiliza de mejor manera, es en las exposiciones o ferias comerciales. Tomemos, por ejemplo, los stands en las expos.

Los stands son ideales para combinar el marketing experiencial con el branding tradicional. Especialmente porque permiten que los gráficos cambien fácilmente para satisfacer las necesidades específicas de un evento determinado. Las técnicas clásicas de branding, tales como el uso de esquemas de color establecidos, logotipos y eslóganes, se pueden utilizar en el propio stand para atraer la atención.

Utiliza el marketing tradicional para hacer ruido y amplía el alcance

El marketing tradicional también tiene valor antes y después de una experiencia. Para la construcción de mensajes en la prensa, la radio y a través del correo directo son excelentes para generar interés y atraer a los asistentes. Posteriormente, las publicaciones comerciales en revistas, los boletines de prensa, ayudan a ampliar el alcance de un evento y lo mantienen relevante.

Toma nota, y desarrolla acciones para tener un buen marketing de experiencia y tradicional que genere resultados positivos para las marcas.

Aquí algunas de estas técnicas: flash mobs, el Pop-up retail o retail mob, advergaming, retailtainment, marketing causal, buzz marketing, subiral, roach, etc.